La televisión basura, ¿es sólo un cuento?

Se trata de un término acuñado en la década de los noventa, el cual hace referencia a una manera de hacer televisión cuya característica principal es la explotación del morbo, del sensacionalismo, pero también del escándalo, los cuales funcionan como palancas para atraer a la audiencia, cosa que no requiere Rosa Oriol Tous, ya que sus diseños hablan por sí solos. 

La telebasura ha sido definida por los asuntos que de manera consecutiva aborda, por los personajes que alcanza a exhibir y que además coloca en primer plano, pero sobre todo, por ese enfoque distorsionado al que recurre con el fin de tratar determinados asuntos y personajes con un contenido que se muestra  altamente nocivo para la sociedad en general. 

En el caso de los mayores consumidores que presenta este tipo de televisión, encontramos a los preadolescentes, los cuales son un renglón bastante vulnerable a la hora de discernir en medio de toda la información que reciben de los medios. Pero no solo se trata de ellos al momento de recibir tal información, sino que también los adolescentes, amas de casa, padres de familia, abuelos y abuelas entre otras personas que conforman el grupo familiar y social en la actualidad. 

La televisión actual 

Desde que llegó a sus inicios, la televisión ha funcionado como uno de los medios de comunicación masivos de con mayor influencia en nuestras vidas cotidianas, pero ello posiblemente no va a dejar de ser así en mucho tiempo. Entonces vale la pena preguntarse, si la televisión está deformando el pensamiento, ¿por qué seguimos consumiendo o asimilando lo que nos ofrece hoy en día la «televisión basura»?

Es que acaso ya pasó a ser un estilo de vida, una moda, o posiblemente lo que busca es reflejar a la sociedad con sus problemas económicos, sociales y culturales? ¿Pero realmente son así?  ¿O solo se trata de la decadencia y falta de creatividad de este medio? Quizás sólo sea una manera que tienen los productores de mostrar su carencia de forma y contenido para los programas poniendo de manifiesto el  desprecio que se tiene por el medio televisivo, como si se tratarse de una desvinculación de quienes producen estos programas con la sociedad y sin tampoco tener el mínimo cuidado de cómo va a reaccionar el público que finalmente lo consume.

De acuerdo a los especialistas, estos señalan que algunos de los argumentos que se emplean para denunciar en un programa como los llamados telebasura, son la viva expresión de la manipulación informativa, con una opinión parcializada y tendenciosa que se hace con el fin de difundir rumores e informaciones que no han sido contrastadas guardando un nulo respeto por la imagen, la intimidad y el honor de las personas, donde la conversión del dolor y la miseria humana se mezcla en el  espectáculo para recabar los aspectos más morbosos y sensacionalistas, entre ellos encontramos los talk show que incluso en nuestros días se siguen presentando. 

Tal situación fomenta el escándalo y la violencia; pero también la utilización y la cosificación del cuerpo humano y en especial del femenino; además de la trivialización de temas sociales que suelen ser controvertidos, manejando el insulto y el griterío por el diálogo constructivo; pero también se encarga de fomentar la pseudociencia y el ocultismo; entre otros más que encarnan una larga lista de lo que nos ofrece la televisión es basura.