Cómo la televisión se relaciona con nuestros hábitos alimenticios

Muchos estudios en la actualidad han podido establecer un vínculo de la televisión con las dietas presentes, así como otros estudios nos muestran la influencia de la publicidad televisiva en nuestra forma de comer. En algunas ocasiones al sentarnos a ver televisión, podemos quedarnos con imágenes que sólo nos muestran la decadencia de la alimentación.

Como ha quedado demostrado, nuestros hábitos alimentarios tienen relación con la televisión a tal punto, que no podemos negar lo que ésto refleja en nuestra realidad. No es un secreto, que en estos tiempos se cocina menos, se consumen más cantidades de comidas pre elaboradas y se pide a domicilio con más regularidad.

En algunas grandes ciudades puede ser más económico el pedir comida rápida o comprarla ya preparada, que comprar todos los ingredientes y cocinar uno mismo, influyendo cada vez más en la calidad de comida que consumimos, siendo ésta menos comida casera, abasteciendo así el analfabetismo alimentario.

Más allá de que la televisión sea un reflejo de la sociedad, nosotros nos dejamos influenciar por personajes televisivos, a quienes admiramos y que se la pasan comiendo comida poco saludable. Para evitar que la televisión tenga un mayor efecto en nuestra alimentación y en qué alimentos consumimos, debemos hacer el esfuerzo de dedicarnos a la cocina y organizarnos, ya que la comida casera no tiene comparación, además beneficia a nuestro cuerpo y mente.

Lo que vemos en las series internacionales, también lo podemos ver en la televisión nacional, que en muchos casos se enfoca en rescatar la comida familiar y casera, marcando una distancia con respecto a otras culturas más populares. Aunque no se puede negar que todo sigue una misma tendencia, la cual se enfoca en cocinar menos, encargar y comprar comida preparada, además de basar la dieta en alimentos congelados, pre elaborados, lo que conlleva a perder las nociones de una alimentación balanceada, de cómo se comen o cocinan los pepinos o el brócoli. Nuestros hábitos alimenticios son cada vez peores a pesar de todos los avances que tiene el sector alimenticio.

Las grandes empresas que están detrás de la publicidad de muchos productos, saben cómo hacer de manera excelente su trabajo, ya que nos muestran un alimento muy apetecible, pero en la realidad es totalmente diferente al producto que vemos en la televisión y como sociedad caemos en estas propagandas y publicidades, adquiriendo una y otra vez dichos  alimentos con la esperanza que parezcan o sepan tan bien como nos imaginamos gracias a la televisión.

Si un niño ve televisión 3 horas al días, está expuesto a unos 12 mil comerciales de comida chatarra, elevando las posibilidades de ser obeso en su adultez. Ver alguno de estos comerciales de comida chatarra y nada saludable cuando se está a dieta, puede ser un detonante para el fracaso, ya que te presenta una falsa realidad que te hace cuestionar tu juicio sobre lo que estás consumiendo. Dicha publicidad, también puede influir en nuestra elección de los alimentos, pues muchas de las personas que ven estos comerciales son vulnerables tener malas elecciones a la hora de hacer sus compras.

Deja un comentario